Familia González

Nuestra iglesia es un ejemplo del amor de Dios.

Mi primera impresión en el año 2007 al venir a esta iglesia fue el calor de familia que Celebración le ofrece a uno, y en ella encontré la familia que nunca tuve. El pastor has sido para mí, más que un padre, un hermano, que siempre está disponible, y con quien siempre puedo conversar.

Yo había sufrido mucho cuando era niño, desprecios de muchas personas y me sentía que yo no valía nada. Me sentía menos que los demás, y eso me hizo caer en los vicios de las drogas y el alcohol. Me sentía derrotado y comenzaba a rezarle y a suplicarle a Dios que me sacara de donde andaba porque yo sabía que él era el único que me podía sacar del hoyo donde me encontraba. Por mi esposa conocí y busque de Dios, y nos forjamos la ilusión de formar una familia. Toda pareja añora tener hijos, pero mi esposa tenia problemas para salir embarazada. Por años le orámos a Dios y le clamábamos. Durante tres años ella estuvo en tratamiento sin resultados. Y decidimos dejar el tratamiento, orar y dejar a Dios hacer la obra. Y Aleluya! Dios hizo el milagro. Mi hija es una de las bendiciones y milagros de Dios que he recibido en Celebración Hispana. Mi esposa está embarazada por la misericordia de Jehová. Para nosotros después de este milagro es imposible no creer en Dios.

Estos últimos cuatro años han sido sorprendentes en nuestra relacion con Cristo. A mi esposa y a mi nos gusta mucho la alabanza, las prédicas y la atmosfera familiar que se respira en la iglesia Celebración Hispana. Estar en esta familia de Dios es nuestra felicidad y nuestro ambiente. En la predicas se tratan temas relevantes y de gran interés para todo creyente en Jesucristo, y son enseñados por los pastores a gran profundidad.

En esta iglesia hemos conocido el verdadero amor de un hermano, la paz y la felicidad que el mundo no puede darnos. El mundo solo ofrece destrucción. Solo Dios nos da esa páz. Los pastores refuerzan mucho la necesidad de crecer espiritualmente y de servir al Señor. Siempre pendientes de nosotros, ellos nos pastorean con el amor de padres, con la atencion de doctores y con la pasión de entrenadores. Estamos eternamente agradecidos!