Día 7. Ayuno de 21 Días.

Día 7. Aliméntate en la Palabra.

Mateo 5: 6 “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.”
Hebreos 11:6 “Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe y que recompensa a los que lo buscan.”

En tu séptimo día de ayuno, recuerda:
• Beber agua todo el tiempo.
• Descansa y relájate tanto como sea posible.
• Continúa meditando y escuchando la voz de Dios.

Pensamiento:
• ¿Como estas resistiendo tú la tentación del hambre?
• ¿Cómo el resistir el hambre y el enfocarte en Dios se relaciona con evitar otras tentaciones en tu vida?

El Enfoque de Oración de este día 7: “Las Finanzas y La Prosperidad”
Dios nos ha dicho a través de su palabra que si lo reconocemos en todos nuestros caminos y no nos apoyamos en nuestra propia prudencia, el guiará nuestro camino (Proverbios 3:6). Eso incluye las finanzas. En el séptimo día de nuestro ayuno pídele a Dios que ponga tus finanzas en orden. Siembra una “Ofrenda de tus Primicias”. Si tú siembras lo inusual, tú desatarás una cosecha inusual que se te devolverá a tu vida.

Espera milagros financieros este año. Búsca en El bendiciones y prosperidad que pueden ser usadas para avanzar y la expandir de su reino y bendecir a otros. Tú encárgate de las pequeñas cosas, y Dios se encargará de las cosas grandes.

No te preocupes por el dinero; solo haz lo que Dios te dice que hagas. Él es el Dios de la provisión; el verá por tí; el proveerá; el hará un camino. Aun cuando estés mirando algo que parezca mas grande que tu, valientemente declara ahora: “Gracias, Señor, por ser mi Proveedor en todas las cosas. Yo te doy alabanza por tu provisión! Gracias, Padre.”

Deuteronomio 8:18 “sino acuérdate del Señor tu Dios, tu Dios, porque él es quien te da el poder para adquirir las riquezas, a fin de confirmar el pacto que juró a tus padres, como lo hace hoy”.