Día 3. Ayuno de 21 Días.

Día 3. Rebasando el Punto de Renuncia.

El ayunar despierta un hambre en tu espíritu que va más allá de cualquier hambre temporal que tú puedas experimentar en la carne. Cuando tienes hambre por Dios, Él te llenará. Jesús paso a través de ciudades en la cuales el no hizo ningún milagro – porque no había en ellas hambre alguna. En este día, Dios esta diciéndote “Yo estoy buscando por alguien que quiere algo. ¡Estoy buscando a alguien que hará más que aparecerse a otro servicio en la iglesia, estos tienen hambre por lo que yo quiero poner en ellos!

¿Porque tan frecuentemente el ayuno es pasado por alto? Creo que la primera razón es una que ha plagado a la raza humana desde el principio de la creación.

Ayunar es crucificar a quien se conoce con el “Rey Estomago”. Probablemente ya lo has escuchado gruñir una o dos veces desde que empezaste el ayuno.
Se dice que el camino al corazón de un hombre es través de su estomago, y muchas mujeres se han dado cuenta de esto, pero debemos de darnos cuenta de que el diablo también lo sabe.
Podemos empezar en el principio, cuando la serpiente convenció a Eva de que comiera del fruto prohibido y luego hizo que su esposo comiera también. Y con esa comida ellos pasaron de la paz de disfrutar de la presencia de Dios a con temor ocultarse de la presencia de Dios. Ellos se comieron literalmente su propósito en Dios.

Hablando de Sodoma y Gomorra, el profeta Ezequiel nos dice que no solo por el pecado de homosexualidad fueron destruidas esas ciudades, “Tu hermana Sodoma y sus hijas pecaron de soberbias. Era tanto el pan que tenían, y tanto el tiempo que les sobraba, que no se ocuparon de dar fuerzas a los pobres y menesterosos. Se llenaron de soberbia y, ante mis ojos, cometieron actos repugnantes; por eso decidí destruirlas.” (Ezequiel 16:49-50)
Lo primero que notas es que no daban y no oraban, lo cual indica orgullo y pereza. Y Lo interesante aquí es que no solo de homosexualidad era su pecado de acuerdo al libro de Génesis, sino de Glotonería (Gula). Junto con sus otros pecados, su excesiva lealtad al rey Estomago las condujo a la perdición.

En este tercer día, estas pasando por un obstáculo crucial en tu camino hacia tu meta de 21 días. ¡Así que no te rindas mantente hambriento!

En tu tercer día de ayuno, recuerda:

  • Ora por ánimo
  • Éste es usualmente el día mas difícil del ayuno
  • Notarás que has perdido peso.

El Enfoque de Oración de este día 3: “Por Dirección, Guianza, Sueños y Visiones.”
Durante este ayuno, busca la dirección y la guianza de Dios para tu vida. Pablo dijo “no fui desobediente a esa visión celestial” Hechos 26:19. La Visión viene de Dios para ayudarte a ti y todo tu pueblo para establecer Su reino en la tierra.

¡Nunca te conformes con menos que lo mejor de Dios para tu vida! Así como Dios le instruyo a Habacuc “Escribe la visión, y haz que resalte claramente en las tablillas… Aunque parezca tardar, espérala;” (Habacuc 2:2-3) ¿Que visión te ha dado Dios? Escríbela y enfócate en ella durante este ayuno.