Día 2. Ayuno de 21 Días.

Día 2. Hambriento por el Pan de Vida.

Demasiados cristianos se encuentran mal alimentados en la Palabra de Dios, pero bien alimentados en el mundo, y como resultado viven vidas derrotadas.
De donde viene ese tipo de fe que te habilita para ver a Dios y creer en Su Palabra sin importar como aparenten estar las circunstancias?
“Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo.” Romanos 10:17
La fe no viene de programas, de poderosos grupos de alabanza, o de un grupo de personas como tu. La fe viene cuando tú escuchas a un hombre o una mujer de Dios predicar la pura y limpia Palabra a todos los que quieren escucharla. Ahí nace la fe.

Jesús inició su ministerio ayunando en el desierto, y fue tentado por la misma voz que le susurró a Eva. Pero Él le contestó, ”No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” Mateo 4:4

Que escuchó Jesús al iniciar su ayuno? “Y una voz del cielo decía: Éste es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él.” Mateo 3:17. La Palabra de Dios lo sostuvo durante 40 días y 40 noches sin comida.

Cuanto deseo que el cuerpo de Cristo el día de hoy tenga esa misma hambre por la Palabra de Dios! Me gustaría ver el día cuando, si un Cristiano o una Cristiana, prefirieran llegar en pijamas a la iglesia, que tener que perderse el escuchar la Palabra de Dios. Sé que suena radical, pero vivimos en tiempos radicales. Necesitamos entender las palabras de Jesús cuando Él dijo:  “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán.” Marcos 13:31

El Hijo de Dios ayunó porque Él sabía que había cosas sobrenaturales que habían de ser derramadas por Dios de esa manera. Cuanto mas el ayuno debería ser una practica común en nuestras vidas.

En tu segundo día de ayuno, recuerda:

  • Ora y permanece en la palabra.
  • Descansa y conserva energía.
  • El segundo y el tercer día son los más difíciles.
  • Tu cuerpo empieza a quemar grasas en busca de energía, un procesos llamado “ketosis”.

El Enfoque de Oración de este día 2: “Los Pastores.”

Tus pastores – todos los pastores – necesitan oración. Algunas veces el peso del ministerio es tan grande, que el gozo, la frescura, y el poder de su llamado puede ser olvidado. Así como con el profeta Elías, el espíritu de Jezabel atenta atrapar a través del orgullo y la lujuria, y si eso no funciona, les trae desaliento y derrota (Mira 1 Reyes 18-19). Los ataques afectan no solo a pastores, pero muy frecuentemente a sus familias.

Ayuna y Ora por protección, gozo restaurado, y una aumentada unción en la vida de tus pastores va a derramar bendiciones sin medida sobre ellos, tu iglesia, y aun tu propia vida. Si sabes que motivos de oración tienen tus pastores y su familia ora por ellos y sus motivos.