Día 17. Ayuno de 21 Días.


Hola familia de
.  Alguna vez usted ha sentido que sus oraciones quizás no llegan al cielo tan rápido como a usted le gustaría? Creo que muchos hemos llegado a pensar así. Se imagina como se habrá sentido la mujer que padecía de hemorragias quien por 12 años había intentado toda clase de remedios y no sanaba. Lo más seguro oró durante esos años sin desmayar…hasta que un día supo que el Maestro iba pasar por su pueblo y ella llena de fe pensó, tal vez si tan solo le toco seré sana. Se lanzó a tocarlo y recibió su sanidad, Lucas 8:42-48 cuenta la historia:

“Jesús se puso en camino y las multitudes lo apretujaban.43Había entre la gente una mujer que hacía doce años padecía de hemorragias,[a] sin que nadie pudiera sanarla.44 Ella se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, y al instante cesó su hemorragia.
45 —¿Quién me ha tocado? —preguntó Jesús.

Como todos negaban haberlo tocado, Pedro le dijo:

—Maestro, son multitudes las que te aprietan y te oprimen.
46 —No, alguien me ha tocado —replicó Jesús—; yo sé que de mí ha salido poder.
47 La mujer, al ver que no podía pasar inadvertida, se acercó temblando y se arrojó a sus pies. En presencia de toda la gente, contó por qué lo había tocado y cómo había sido sanada al instante.
48 —Hija, tu fe te ha *sanado —le dijo Jesús—. Vete en paz”.

Hoy podemos llenarnos de esa misma fe, y decirle a nuesstro amado Padre, “Con tal sólo tu toque quedaré sano/a o resolveré tal situación” (depende por lo que usted este orando) . Recuerde no menguar en la oración, no desanimarse, no dudar. Estos días que estamos ayunando y orando son de gran estima delante del Padre porque usted ha escogido acercarse a El para deleitarse delante de su presencia.

Oro en esta mañana para que usted sienta el dulce toque del Señor en usted a lo largo de todo su día. Qué cuando salga de su casa pueda apreciar todo lo que Dios le tiene preparado; pueda deleitarse con las personas con las que trabaja, con sus compañeros, pueda ver el lado hermoso de la vida y hasta agradecer el aire que respira.

Repita esta frase pero llénese de fe al decirla:
“Mi Señor, hoy recibo en fe tu toque en el nombre de Jesús”. Amén

Canciones recomendadas:

Canción de sanidad (Juan Luis Guerra)

http://www.youtube.com/watch?v=lNgoM6k_G5I&feature=related

Temprano yo te buscaré (Marcos Witt)

http://www.youtube.com/watch?v=isTBiSJbWmY